IMG-20160520-WA0008[1]

CONCENTRACIÓN EN LA CLÍNICA VETERINARIA BICHOS

Esta mañana se ha realizado un piquete de 20 personas a las puertas de la clínica veterinaria Bichos, para reclamar los salarios que debe la empresaria a la trabajadora despedida (cuando estaba en baja laboral por ansiedad y depresión a causa del exceso de trabajo).

El pasado 22 de abril, la empresa le comunicó por burofax un despido disciplinario, después de que la trabajadora hubiese estado durante año y medio soportando jornadas de 55 horas semanales, cobrando únicamente el salario mínimo interprofesional (unos 650 euros al mes).

Con esta fórmula pretenden librarse de ella por no tolerar su salvaje explotación, ahorrándose la indemnización por despido. Tras asesorarse en el sindicato de la CNT-AIT de Salamanca, Elva ha interpuesto una demanda por despido improcedente y ha reclamado a la empresa los salarios impagados durante todo el tiempo que trabajó bajo estas condiciones inhumanas.

La estrategia de la empresa consiste en negar la evidencia,tratando de evitar las posibles sanciones y reacciones de repulsa ante su infamia, llegando incluso a denunciar al sindicato por exigir que se respeten las condiciones laborales.

Este jueves pasado, 19 de mayo, dos miembros del sindicato eran detenidos por la policía nacional acusados de coacciones por la dueña de la empresa, una medida desproporcionada y sin precedentes en Salamanca. Pocas horas después eran puestos en libertad a la espera de juicio.

El caso de Elva es uno más de una larga tradición de agresiones a la clase trabajadora. La diferencia es que en este caso la trabajadora ha plantado cara y se ha organizado entre iguales para luchar por lo que le corresponde. Ni las amenazas de la empresaria, ni la represión de las fuerzas de seguridad del estado, podrán evitar que se sepa lo que aquí está pasando.

¡Súmate al boicot contra la Clínica Veterinaria Bichos!

¡Cuéntale a todo el mundo lo que están haciendo!

¡No te resignes y pelea por cambiar esta injusta sociedad!

LOS DERECHOS SE CONQUISTAN LUCHANDO