ArvatoExplotaSalamanca

Nuevo ataque de Arvato contra el empleo estable en Salamanca

La anarcosindical denuncia una modificación de condiciones de trabajo completamente ilegal e innecesaria que busca consolidar el modelo de precariedad y temporalidad de la empresa privada con más personal de la capital salmantina.

La empresa continúa imponiendo los peores horarios posibles a quienes cuentan con contrato indefinido y jornadas de ocho horas. No se molestan en consultar a nadie, aun sabiendo que podrían ajustarse a las necesidades y preferencias de todas.

La excusa es que se cierra tal o cual departamento, pero todo el mundo sabe que hay puestos de sobra en todos los horarios, cubriéndose con contratos temporales pese a ser puestos fijos.

El verdadero objetivo es tratar de deshacerse de las trabajadoras y trabajadores más estables forzando su renuncia, para seguir aumentando la temporalidad. Cuantos más contratos temporales, menos dinero tienen que pagar a las decenas de personas que despiden cada mes.

Ante las reacciones de protesta, la directiva de la compañía ha ofrecido la “alternativa” de reducir el sueldo y la jornada de quienes no estén conformes con su nuevo turno. Tú eliges: o te marchas, o te hacen la vida imposible.

El sindicato de la CNT-AIT de Salamanca ha presentado una demanda judicial y prepara nuevas movilizaciones contra la empresa si no detienen este despropósito.

El año pasado una compañera y dos compañeros de nuestra sección sindical, explotados por las ETTs Adecco y Randstad, recibieron indemnizaciones de hasta 132 días por año trabajado gracias a la campaña de boicot a Orange que lanzaron junto a la CNT y la Asociación Internacional de Trabajadores.

Los “peces gordos” de Arvato saben muy bien cómo jugar al despiste fomentando la competitividad entre compañeras y compañeros de trabajo. No te dejes engañar por quienes se empeñan en anteponer las diferencias de contrato y salario, cuando en realidad todas tenemos sueldos miserables y ninguna garantía de estabilidad, mientras que la compañía y sus socios siguen obteniendo beneficios millonarios.

Sólo hay dos clases de personas: la clase explotadora y la clase trabajadora. Por eso no entramos en su juego y somos el único sindicato que no se presenta a las elecciones de Arvato ni recibe subvenciones de ninguna clase. Somos trabajadores y trabajadoras organizadas entre iguales. ¡Y vamos a por todas!

No dejes que cualquiera te represente y decida en tu nombre. ¡Házlo tú misma!

LOS DERECHOS SE CONQUISTAN LUCHANDO