Contra la explotación laboral en Kebab Zurich: Anarcosindicalismo

El trabajador despedido lidera las protestas contra Kebab Zurich, Pak Europa y Salamanca Kebab. La asamblea de la CNT-AIT decide intensificar las acciones de boicot ante la tozudez del empresario.

El sindicato interpone tres nuevas denuncias contra la cadena de restaurantes de comida basura por su salvaje explotación laboral. El juzgado de lo social de Salamanca cita a la empresa para el próximo 19 de marzo.

Kebab Zurich, Kebab Pak Europa y Salamanca Kebab comparten los mismos patrones y las mismas condiciones de trabajo indignas:

Trabajadores en régimen de semi-esclavitud trabajando 365 días al año. Condiciones de higiene y seguridad lamentables. Salarios por debajo del mínimo legal. Contratos temporales encadenados y fraude a la seguridad social.

El pasado jueves 5 de marzo, el sindicato anarquista denunciaba nuevamente a los restaurantes ante la inspección de trabajo de Salamanca. Estas denuncias se suman a las presentadas anteriormente por los trabajadores.

Paralelamente, la campaña de acción directa continúa. Se mantiene el boicot con piquetes informativos a las puertas de los restaurantes.

La CNT-AIT de Salamanca exige la readmisión inmediata del trabajador despedido por denunciar los atropellos de la empresa.

Trabajar en Kebab Zurich es un auténtico infierno. Contratos de tres meses, ni un sólo día de fiesta o vacaciones, motocicletas en estado lamentable, salarios roñosos… Incluso el sueldo que pagan es menor que la cantidad que aparece en las nóminas.”

Después de soportar durante años esta explotación, varios trabajadores se negaron a continuar así y se afiliaron a nuestro sindicato. Exigieron la totalidad de su salario y presentaron sus propuestas para mejorar las condiciones de toda la plantilla.

Lograron contratos indefinidos, respeto de las vacaciones y días festivos y, por supuesto, cobrar la cantidad íntegra reflejada en las nóminas.

La última jugada de la empresa consistió en reducir el salario de los repartidores hasta llegar a cien míseros euros, sólo un tercio del salario original.

La empresa dio a los trabajadores la “opción” de elegir entre la reducción de sueldo o el despido directo, aunque mantienen una trayectoria constante de beneficios.

Finalmente, la empresa cumplió su amenaza y despidió a quienes no aceptaron la reducción. El trabajador despedido, organizado en la CNT-AIT, decidió aumentar la presión y comenzar una campaña de boicot con el apoyo del sindicato.

Si con esta maniobra pretendían acallar las exigencias de los trabajadores, están muy equivocados. No toleraremos ni un sólo despido y seguiremos luchando por lo que nos corresponde. Paso a paso cambiaremos el mundo.

NO CONSUMAS EN KEBAB ZURICH, PAK EUROPA Y SALAMANCA KEBAB