Basta de chanchullos y las chapuzas en la USAL

Concentración contra los chanchullos y las chapuzas en la Universidad de Salamanca
30 de octubre, 19:30 horas. Casino de Salamanca (Calle Zamora, 9. Salamanca)

En el último mes la Universidad de Salamanca ha estado en el punto de mira de muchos medios de comunicación por las irregularidades en la oposición para auxiliares administrativos, pero no es el único chanchullo.

A finales de septiembre, la Universidad realizó el primer examen para el acceso al cuerpo de auxiliares administrativos. El examen estuvo plagado de irregularidades: preguntas fuera de temario, mala redacción, errores de impresión, preguntas repetidas, falta de información… Un procedimiento hecho a la medida para que los de siempre coloquen a sus amigos que ha generado centenares de quejas.

Por otro lado, y a primeros del mes de octubre, salía a la luz una grave irregularidad: la Universidad no había tramitado al Ministerio las solicitudes de acceso a las becas para la realización de estancias breves en centros de investigación en el extranjero asociado al programa de becas FPI. Un grave error que imposibilitaba que estos becarios pudieran acceder a esas ayudas por un error de la Universidad. La solución, pagar con el dinero de la Universidad la cuantía de las becas. El origen del problema: falta de personal y sobrecarga de trabajo.

Durante los últimos tres años trabajadores del Servicio de Deportes estuvieron cubriendo una plaza vacante de uno de los pabellones, primero fue de forma voluntaria por algunos trabajadores, al final el volumen de bajas fue tal que la USAL empezó a presionar y amenazar a la delegada de nuestra Sección para que también cubriera esos puestos de forma encubierta e ilegal. Su negativa ha obligado a contratar a una persona. También ha denunciado a la USAL, para que le devuelvan correctamente la parte proporcional del salario que el Gobierno le “robo” en 2012, paga extra de diciembre, que es la parte correspondiente a 197 días de sueldo y no a 44 días como pretender devolver la USAL.

Suponemos que puede haber muchas más irregularidades. Pensamos que todas están relacionadas y que hay que tender a establecer lazos de unión entre todos los sectores de la Universidad para plantar cara a los abusos de los órganos de gobierno de la Universidad. Y para eso estamos los sindicatos que rechazamos las subvenciones y nos negamos a participar en el pesebre de las elecciones sindicales. Somos trabajadoras, estudiantes, becarias, opositores y paradas en lucha contra un sistema que no duda en exprimirnos para obtener la máxima cuota de beneficios.

cartel-usal