Respecto al nuevo sindicato que plantea crear Podemos

Se ha difundido a través de la prensa una noticia que resulta, cuanto menos, curiosa: la creación de un nuevo sindicato, propuesta por un círculo de Podemos, que parece estar teniendo buena acogida por parte de una parte de los simpatizantes del partido. Según se puede leer en la noticia anteriormente enlazada, pretenden crear un sindicato “que esté al margen de Podemos” y que sirva para “construir un nuevo modelo sindical”, ya que al actual “le pasa lo mismo que al sistema político”.

Desde la CNT nos gustaría hacer un par de aclaraciones al respecto. En primer lugar, creemos que se están mezclando dos cosas distintas cuando se habla de un nuevo sindicato y de un nuevo modelo sindical. No sabemos si esta confusión será culpa de Podemos o del periodista que redactó la noticia, pero no es lo mismo. El modelo sindical actual es el de las elecciones sindicales y comités de empresa: un sindicato puede elegir participar en él o no hacerlo.

Estamos de acuerdo en que el actual modelo sindical presenta problemas serios. No obstante, esto no es ni casual ni indeseado. Dicho modelo sindical fue creado por los franquistas a finales de los años setenta (durante la Transición) precisamente para conseguir lo que han conseguido: imponer el modelo de sindicato de servicios frente al sindicato de trabajadores y militantes, conseguir la paz social a costa de acabar con el sindicalismo. Buena prueba de ello es lo mucho que el Estado se esforzó en lograr que todas las organizaciones sindicales aceptaran el modelo sindical que les ofrecían, llegando a sobornar y hasta a llevar a cabo atentados terroristas contra los sindicatos que no aceptaron las elecciones sindicales. Quien quiera puede entrar aquí para leer más sobre aquel momento histórico y cómo se forjó el actual modelo sindical.

Si Podemos está realmente en contra de ese modelo sindical y quiere cambiarlo, no necesita crear un nuevo sindicato. Le basta con hacer una única cosa cuando llegue al poder (si es que llega): eliminar el sistema de elecciones sindicales, comités de empresa, subvenciones y liberados. Desde la CNT manifestamos abiertamente nuestras dudas respecto a esta posibilidad: de hecho, algunos de nosotros estamos convencidos de que Podemos jamás dará un paso en esa dirección.

Si lo que quiere Podemos es crear un nuevo sindicato dejando intacto el modelo sindical actual (o simplemente mientras no tienen poder para cambiarlo), habrá que ver cómo enfocan ese nuevo sindicato, no sólo respecto a su forma de organización interna sino a si participarán o no en el modelo sindical actual. ¿Se negará el sindicato de Pablo Iglesias a participar en las elecciones sindicales, para dar ejemplo de horizontalidad y asamblearismo? Lo dudamos, ya que precisamente nace como brazo sindical de un partido que se presenta a elecciones municipales (en coaliciones con otros), generales y europeas. ¿Por qué no también a las sindicales, deberán pensar?

Desde la CNT siempre hemos defendido que la lucha de los trabajadores la deben ejercer los propios trabajadores, independientes de cualquier partido político, para reducir al mínimo la posibilidad de que surjan conflictos de intereses que puedan minar la capacidad sindical de una organización obrera. Un sindicato dependiente de un partido es un sindicato que podría decidir no organizarle una huelga al gobierno de ese partido, incluso si hubiera motivos de sobra para dicha huelga. Creemos que lo que pretende Podemos al proponer un nuevo sindicato (aún no han confirmado esta propuesta) es precisamente tener un brazo sindical controlado por ellos.

Desde Podemos aseguran que no es ése su objetivo. Si esto es así, entonces harían bien en explicar por qué quieren crear algo que ya existe. La CNT no participa en elecciones sindicales, no recibe subvenciones, no tiene presencia en los corruptos y fácilmente manejables comités de empresa y no tiene liberados. Es un sindicato que ha tomado más medidas que ningún otro para dificultar la aparición de la corrupción en su seno. Es la alternativa idónea a este modelo sindical y a sus principales actores, CCOO y UGT. Si los trabajadores de Podemos quieren un sindicato alternativo no necesitan crearlo, sólo tienen que empezar a militar en éste y no debilitar más las ya mermadas fuerzas del sindicalismo alternativo con otra organización (como si hubiera pocas).

Uno de los motivos esgrimidos por algunos simpatizantes de Podemos para defender esta propuesta es que se necesita una renovación, que los antiguos sindicatos ya no funcionan porque la gente los percibe como algo obsoleto y corrupto. Este pensamiento se llama “prejuicio”, y los prejuicios se combaten logrando que quien los padece se de cuenta de que son erróneos, no esquivándolos. Imaginemos que, como hay gente que tiene una mala imagen de los inmigrantes porque se piensa que son todos unos delincuentes y unos aprovechados, Podemos decidiera no permitir la afiliación de inmigrantes. ¿A alguien se le ocurre que pudiera pasar algo así? Pues el planteamiento es el mismo que con la idea de que todos los sindicatos son corruptos y por eso hace falta uno nuevo.

Desde la CNT no estamos dispuestos a tirar más de un siglo de lucha sindical a la basura simplemente porque a un grupo de nuevos izquierdistas se les haya metido en la cabeza que todo lo que existía antes de que ellos llegaran está contaminado y hay que empezar de cero. Tenemos mucha experiencia no sólo en conflictos laborales puntuales, sino también en los peligros de cooperar con el Estado y con partidos políticos de diversa índole. Precisamente por eso nos reiteramos en nuestro compromiso de continuar fieles a los principios del anarcosindicalismo: horizontalidad, asamblearismo, federalismo, apoyo mutuo, solidaridad y acción directa. Y por supuesto, autogestión e independencia frente a poderes económicos o políticos. Ése, y no otro, es el modelo sindical que necesitamos en estos momentos.

CNT-AIT Albacete