La juventud condenada a la miseria

Las reformas educativas han ido encaminadas a que los estudios estén centrados, no en la educación, en la cultura general, en cumplir tus sueños o tus inquietudes, sino únicamente en el trabajo que vas a desempeñar en la Sociedad. No esperes un trabajo estable,con un salario digno, que te permita independizarte. A lo más que puedes aspirar es a un contrato temporal o al encadenamiento de contratos temporales,a un contrato de formación,a un contrato de “aprendiz” (acuerdo con personas jóvenes para realizar prácticas de carácter no laboral),a un contrato en prácticas, o a trabajos encubiertos con una beca.

Tu futuro será: trabajo temporal, paro, trabajo temporal, paro… Para poder sobrevivir tendrás que tener más de un trabajo,o seguir dependiendo de la ayuda de tu familia o del Estado. Tu salario al mes será de unos 500 euros aproximadamente, porque tus contratos siempre serán iguales, es decir, estarás formándote o en prácticas, hasta los treinta años. Sin mencionar que deberás convivir en un ambiente de competitividad, estrés…

Sí trabajas con un contrato de formación será para beneficiar económicamente a un empresario. Si el empresario te contrata en formación no pagará Seguridad Social. Pero no te preocupes porque finalmente terminarás en el paro.

Ante esto proponemos la eliminación de todas las formas de contratación precarias de la juventud y la reducción de la edad de jubilación como forma de reducir el desempleo juvenil.

¡Organízate y lucha!

Próxima charla de la campaña contra los recortes:
Escuela de Arte (Avenida Filiberto Villalobos), Miércoles 14 de Marzo a las 19.15 horas



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.